CIUDAD DE MÉXICO, 04 Junio, (GUILLERMO JUÁREZ / CDMX MAGACÍN).—La fracción Parlamentaria del Partido Acción Nacional, rechazó la figura del Instituto de Salud para el Bienestar y  a su titular Juan Antonio Ferrer, argumentando que no hay acciones contundentes ante la crisis sanitaria del Covid-19 y por no contar con un modelo operativo para atender a pacientes con enfermedades graves.

 Exigieron que el Insabi rinda cuentas de los recursos  gastados, ya consideran no hay transparencia por falta de reglas de operación, algo que se traduce en corrupción.  Al respecto, la secretaria  de la Comisión de Salud del Senado, Alejandra Reynoso, acompañada por el coordinador  panista, Mauricio  Kuri, señaló que se instruyó a la institución fiduciaria del Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud , transferir al Insabi hasta 40 mil millones de pesos del patrimonio de dicho Fideicomiso.

 Lo anterior, subrayó Reynoso, representa un desvio de recursos  y recordó  que ya presentó una denuncia ante la Auditoría Superior,  e iniciar  las investigaciones. 

Agregó se presionó a los gobernadores Estatales  para que firmaran el convenio con el Instaba, lo cual fue rechazado por algunos al argumentar que se requieren reglas de operación para conocer a fondo el funcionamiento administrativo. 

“Es falso que el Insabi sea universal y gratuito, pues la Ley General de Salud solo establece la atención al primero y segundo nivel, lo que deja fuera a las altas especialidades, como el cáncer”, aseveró la panista.

 Y acuso, que  a 6 meses del inicio del  Instituto,  familias más vulnerables siguen desprotegidas; claro ejemplo de ello es la huelga de hambre que llevaron a cabo por 56 horas los padres de niñas y niños con cáncer debido a la falta de quimioterapias para sus hijos.