CIUDAD DE MÉXICO, 18 de mayo, (CDMX MAGACÍN).–Después de haber atendido 14 mil 440 casos de violencia perpetrada contra las mujeres durante 2021, la Secretaría de Salud recibirá apoyo del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia, ambos de la Ciudad de México, a fin de capacitar de forma permanente a su personal de los Servicios Especializados para la Prevención y Atención de la Violencia de Género (Sepaviges).

A través de un convenio de colaboración suscrito por la titular de Sedesa, Oliva López Arellano y el presidente del Consejo Ciudadano, Salvador Guerrero Chiprés, se estableció el compromiso para profundizar en las acciones de prevención y erradicación de la violencia familiar, y todas las formas de violencia contra la mujer, la protección de los derechos humanos, especialmente el derecho a la salud y la no discriminación de las víctimas.

El presidente del organismo, Salvador Guerrero Chiprés informó que, de 2020 al 30 de abril de este año, el Consejo Ciudadano atendió 10 mil 636 casos de violencia familiar, por lo que consideró fundamental ofrecer herramientas al personal médico con acompañamiento, orientación, atención y prevención en materia de violencia familiar y de género.

“La salud es un valor integral en donde es tan importante la salud física como la mental, y ahí radica la fortaleza de este convenio con el que abrimos de forma permanente programas de capacitación, con herramientas emocionales y de autocuidado”, indicó, Salvador Guerrero.

Por su parte, la secretaria de Salud, Oliva López Arellano, expresó que el año pasado la dependencia a su cargo atendió 14 mil 440 casos de violencia de género perpetrada por sus propias parejas, y 174 de estos casos fueron por violencia sexual.

“El personal de salud es el primer contacto con las víctimas de violencia de género, por ello es muy importante la capacitación que recibirán del Consejo Ciudadano para que doctoras y doctores, enfermeras y enfermeros, refuercen sus capacidades de susceptibilidad, vocación de servicio y fundamentalmente reciban apoyo psicológico y contención para que los transmitan a las víctimas de violencia”.